domingo, 23 de mayo de 2010

por los campos

   Abril 08 2010, a las dos de la tarde salimos de Miami internacional, rumbo a casa, ? a casa ?, ya no se que llamar casa, si la tierra en que naci, en la que vivi mis primeros 21 años de vida, o esta tierra Norte Americana donde vivo ya hace tantos años.
   La persona que me acompañaba es mi hermana, la cual fue escogida por toda la familia para acompañrme en este largo exilio, fue una tarea familiar que mi abuelo y mis padres, en compañia de mis demas hermanos y hermanas le impusieron a mi pobre hermana!, en ese entonces tenia sentido, Ella era la joven esposa de un compañero de lucha que tambien devia abandonar el pais, y juntos,  el, mi hermana, sus dos hijas, una de casi dos años, la otra de apenas 4 meses, y yo emprendimos el largo viaje de Cuba a Mexico, Mexico Miami, donde el dia 7 de mayo del 1.965, comenso mi vida Americana, el resto lo conocen todos los Cubanos que la dictadura castrista a regado por todo el mundo como israelitas despatriados, como palestinos sin tierra, ahora como finacieros del desgobierno que nos odia, pero no puede vivir sin nosotros, como los tontos utiles que siempre hemos sido!.
   Bien se que no es a mi a quien dan la visa para que yo pueda entrar, esa visa se la dan al dinero que me acompaña, los dineros que mantienen a los generales de la dictadura!. Pero aun asi, Ranulfo Ramirez y su hermana entraron a Cuba en un viaje de 30 dias con 29 noches, a una Cuba llena de amor familia de los que esperan ansiosos nuestra visita, los que no se an atrevido a montarse en valsas, en lanchas rapidas, los que no tienen permiso de papa gobierno para salir de la isla.Y aquellos que an sido detenidos y encarcelados por querer hacer lo que hice Yo, ! irme al extranjero!.
   Mis dias en la isla fueron igual a mis dias en el exilio. Si estoy aqui extraño a los de alla, si alla extraño a los de aqui!. La vida de los pueblos separados por el odio politico de los dictadores, temerosos de perder el poder, sin el menor vestigio de humanidad, desgobiernan a los pueblos con un fucil en las manos, en ves de hacerlo con las leyes constitucionales que garaticen los derechos de todos los ciudadanos del pais, sin importar sus creencias politicas o religiosas.
   En las proximas paradas de mi destartalada guagua de la ruta veintiseis les hablare de mis experiencias en la hermoza isla que los politicos an destruido por su ambicion sin control, por su odio a todo lo normal, por su deseo de destruir a quienes en el caso mio y mis hermanos cubanos en el exilio, incluyendo a mi hermana, nos an brindado una tierra libre en la cual vivir y participar sin restricciones partidarias, sin tener que rendirle culto a unos generales destructores de patrias, como son los generales de la dictadura castrista.  Ranulfo Ramirez.