martes, 1 de junio de 2010

Por los campos

   El buelo fue placentero, a pesar de que ya estabamos cansados, porque  nos citaron para las 8:AM y salimos despues de las tresPM. ! que abuso !.
    En cuanto salimos por la puertesita de la aduana nos llego la primera peticion de dinero. ? cual es su nombre ? nos pregunto una dama, yo les recojo las maletas, pense que era ir al avion a buscarlas, el caso era otro, Ella se istalo junto al carrousel y espero, al igual que hicimos todos, a que las maletas fueran llegando hasta nuestra esquina de espera.
   No se cual es el oficio de esta dama, no se si es doctora o ingeniera, pero parece que las escuelas que heredo Raul Castro en nuestra isla les enseño a todos en nuestra patria, que si querian comer todo los dias, devian de pedirle ayuda a los exiliados, pues esa dama no se vio muy contenta cuando solo le di 3.00 dollares, yo solo llevava una maleta!.
   El que peso la maleta me dijo asi como si no me creyera, ? esto es todo ?, si señor esto es todo,
? porque ?, no casi todo el mundo trae mas!.
   Al salir fuera del edificio nos encontramos con sobrinos muy cansados y quemados del sol Cubano, como les dimo las diez de la mañana como hora de chequear para el buelo, nos esperaban antes de la una de la tarde, no a las 5:30 de la tarde.
   Nuestro viaje de la Habana hasta el campo donde pasamos los 30 dias, fue algo como lo que uno ve en otros paise, cuando el pais es del tercer mundo, algo que creo que Cuba habia superado, porque yo no recuerdo tanta gente en vicicletas, carros de caballos, apie, en las esquinas esperando, con cara de moribundos, ofresciendo dinero por un aventon, Yo recuerdo viajar desde la Habana hasta Camaguey en guaguas muy limpias y comodas fabricadas por la general motor, Viajar desde Aguada de pasajeros a Camaguey en un tren muy limpio y muy fresco, nunca pense que ese camino lo iva a recorrer en un carreton halado por un tractor, pero en la Cuba de hoy, despues de 51años y medio de revolucion, todo es posible.
   Mis sobrinos me contaron de su viaje al entierro de un familiar en camaguey, al cual fueron en un carreta halada por un tractor, le puse la mano encima al sobrino que manejaba el ladita que me recogio, y le dige en tono de amenasa mas que suplica, " no te me pierdas ", durante mi visita quiero que duermas conmigo, te bañes conmigo, comas conmigo, que seas mi sombra, con esa limosina que tienes!!, solo en Cuba, un lada destartalado tiene tan alto valor...   Gracias a mi guagua de la ruta veitiseis, que no suelta el poder....Ranulfo